Jueves, 28 Abril, 2011 - 08:32

Mastandrea expresó su satisfacción por ser la autora
Por ley, se creó el programa provincial de atención a la primera infancia

El parlamento chaqueño convirtió en ley anoche la creación en el ámbito provincial del Programa de Atención a la Primera Infancia. Funcionará bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social a partir de una iniciativa de la diputada Alicia Mastandrea y la entonces diputada Marisa Lizárraga. Para la actual legisladora la importancia de esta ley radica en que “un cerebro no alimentado correctamente desde su gestación hasta los dos años, formará un niño sin oportunidades”.



La diputada del interbloque de la Alianza Frente de Todos Alicia Mastandrea manifestó su satisfacción por la aprobación del proyecto 2322/09, de su autoría, mediante el cual se crea un programa de atención a la primera infancia. Estuvieron presentes el presidente de la Fundación CONIN Chaco, Adolfo Andriotti y el tesorero Rogelio Britos.



La diputada dijo que “un cerebro no alimentado correctamente desde su gestación hasta los dos años, formará un niño sin oportunidades” y alertó que “el 80% de la criminalidad y la violencia está ligado a la desnutrición”.



Mastandrea señaló que “tuvimos la oportunidad de que Abel Albino, presidente de la Fundación CONIN, visite el Chaco y en este momento decimos con orgullo que hay dos sedes de la Fundación en el Chaco; una en Resistencia y otra en Sáenz Peña”.



“Entonces, quisimos acompañar, junto a la Comisión de Salud, este proyecto que se refiere a la creación de un programa que tiene que ver con la primera infancia y cuyo objetivo son las madres gestantes y los niños menores a seis años”, dijo.



“Abel Albino repite que San Agustín decía que hay que amar al errado y odiar el error. En América Latina con el grado de pobreza crítica que tenemos podemos decir que hemos errado el camino con respecto a la primera infancia”, indicó.



“Los 6 millones de niños que en América mueren por desnutrición hacen que pensemos que nos hemos equivocado, la tarea que desarrolla la Fundación CONIN nos sirve para saber que no solo el Estado por sí solo puede ocuparse de esto, sino que toda la sociedad esté involucrada”, aseguró.



“El 80% de la criminalidad está marcada por una infancia desnutrida. También la violencia se da con mayor ímpetu en aquellas regiones donde hay mayor inequidad y falta de igualdad de oportunidades. El cerebro de un niño cuando nace mide 35 cm. y pesa 5 monedas de un peso; al año el cerebro tiene el 80% desarrollado de un adulto y pesa el equivalente 150 monedas de un peso”, explicó.



“Eso quiere decir que si en primer año no se forma cerebro niño lo más probable es que todos los esfuerzos que hagamos en materia de educación y salud sean inútiles. No ganamos nada haciendo más escuelas si no logramos que hasta los dos años este niño esté bien atendido”, alertó.



La legisladora manifestó que “los programas de salud que dan la leche gratis muchas veces se la dan a un hogar que cuando llega la leche para ese menor, la mamá tiene 10 hijos con los que la reparte como haría cualquier madre”.



“Por eso con este proyecto he pretendido dar un paso más para que no solo recaiga esta responsabilidad en el Ministerio de Salud, sino que se involucre el área de Economía para facilitar recursos, el área de Desarrollo Social, el área de Educación para ir generando conciencia de la importancia de contener a los niños y sus madres en esta decisiva etapa de sus vidas”, manifestó. 



EL PROGRAMA

El presente Programa tiene por objeto contribuir a mejorar la calidad de vida de las madres gestantes, y las niñas y niños menores de 6 años y su desarrollo bio-psico social, mediante una articulación interinstitucional que obliga al Estado a garantizarles sus derechos a la alimentación, la nutrición adecuada, la educación inicial y la atención integral en salud, y de todos los derechos integrales establecidos en la Ley Nacional 26061- Derechos Integrales de las Niñas, Niños y Adolescentes. 



FUNCIONES

La ley define que serán funciones del programa ejercer el control del cumplimiento de los derechos básicos de las madres gestantes y los niños de hasta la edad de 6 años, como sujetos vulnerables con riesgo incrementado por factores socioeconómicos. 



Establecer mecanismos de seguimiento de los programas en ejecución dentro del ámbito del Poder Ejecutivo, a fin de garantizar el cumplimiento de los objetivos de la presente.

Además dispone que en un término máximo de seis meses, después de promulgada la presente ley, los Ministerios de Economía, Producción y Empleo; de Salud Pública y Educación, Ciencia y Tecnología, deberán presentar a la Subsecretaría de Derechos Humanos los programas en ejecución y propuestas que garanticen estos derechos, relativos a la atención integral de la mujer embarazada y de los menores de 6 años, el acceso progresivo e integral a la salud, a la alimentación y a la educación. 



Asimismo establece que el Ministerio de Desarrollo Social y Derechos Humanos, a través del Programa controlará y gestionará: Que las mujeres gestantes tengan la atención necesaria en salud, nutrición y suplementos alimentarios para garantizar la adecuada formación del niño durante la vida fetal y que estos, desde el nacimiento hasta los 6 años permanezcan vinculados al sistema de salud. 



En otro de los puntos determina que los Ministerios de Salud Pública y de Educación, Ciencia y Tecnología, de acuerdo con sus competencias cumplan con la atención integral en nutrición, educación inicial e implementará modelos pedagógicos flexibles diseñados para cada edad complementado con apoyo psicológico cuando fuere necesario. 



También determina que el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología en coordinación con el Programa adecuará el diseño de lineamientos curriculares, que puedan ser incorporados con miras a promover la formación de profesionales capacitados para atender a los niños y niñas de la primera infancia, en labores de atención en nutrición, logro de competencias específicas por medio de metodologías flexibles, especiales y formación de valores. 



Por otra parte dispone que el Ministerio de Salud Pública, a través de los hospitales, ejecuten programas de recuperación nutricional ambulatoria que involucren procesos de valoración, tratamiento y seguimiento del niño; y capacitación en mejores prácticas alimentarias dirigidas a los padres de familia y/o cuidadores. 



Además dispone que la infraestructura para la prestación de estos servicios (guarderías de atención integral, centros de bienestar, hogares juveniles, jardines, ludotecas y escuelas infantiles) sea la que inicialmente exista en cada lugar de la Provincia, incorporando espacios públicos como parques y zonas de recreación. 



También que se elabore un plan de desarrollo paulatino de las construcciones, adaptaciones, dotación en los equipos e instrumentos que sean necesarios, con el objeto de proveerlos de espacios, materiales y ambientes adecuados según la edad, con comedores, sitios de juego y diversión, y espacios adecuados para la formación. 



Otro de los puntos prevé que los niños de la primera infancia con particularidades específicas, por su genialidad o por su habilidad especial en el campo de las ciencias y las artes, desde el nacimiento hasta los seis años, deberán recibir una atención especial acorde con sus desarrollos. Podrán ser atendidos en los mismos centros, pero con programas especiales y con profesionales formados a tal fin. 



El fiel cumplimiento de la ley vigente con respecto a los niños de la primera infancia con algún tipo de discapacidad. Asimismo determina que los beneficiarios de la presente ley, tengan prioridad en el acceso a una vivienda digna con el objeto de mejorar la calidad de vida de las madres gestantes y de los niños de hasta 6 años con riesgo incrementado por factores socioeconómicos. 



El Programa podrá celebrar convenios con universidades, organizaciones, fundaciones y corporaciones, que tengan en la actualidad o establezcan para este propósito, proyectos de atención a los niños de la primera infancia debidamente reglamentados y aprobados, con los componentes esenciales de atención integral, por grupos interdisciplinarios de profesionales, incluidas la nutrición, la educación inicial y el apoyo psicológico cuando fuere necesario. 



La norma establece que las erogaciones que demande el cumplimiento de la presente serán establecidas en el presupuesto general de la provincia, las que estarán integradas con fondos nacionales, recursos provenientes de programas provinciales, nacionales e internacionales de asistencia a grupos especialmente vulnerables como así también asignaciones especiales específicamente destinadas a tal fin. 



La reglamentación de la presente ley deberá dictarse dentro de los 60 días de su promulgación y fijar los mecanismos de articulación de los recursos destinados a la financiación del programa.