Miércoles, 10 Abril, 2013 - 20:12

Abandonar la homosexualidad
Escándalo por charla de "restauración sexual" de los pastores Cinalli

Un Tuit indignado del periodista Osvaldo Bazán levantó la polvareda.
José Luis y Silvia Cinalli son los pastores de la Iglesia de la Ciudad de Resistenciay dirigen el Ministerio de "Restauración Sexual". También ofrecen información y cursos desde su sitio placeresperfectos.com.ar. La del 26 de abril no es la primera charla que ofrecerán en Oberá, gestionada por la municipalidad local.
El anuncio delpróximo evento tuvo cobertura periodística y entonces, Internet mediante, llegó a manos de Osvaldo Bazán (homosexual orgullosamente declarado),quien reprodujo algo de todo eso en su cuenta de Twitter y tuvo un correlato largo de, por decirlo de algún modo,expresiones de disgusto.La definición que indignó es de la cosecha de los Cinalli: "No aceptar el comportamiento homosexual como moralmente bueno no es homofobia, es disensión pluralista".
Así, tras el comentario de Bazán, pudo leerse aportes de diversas cuentas:
* @esquizofreniiaa: @osvaldobazan @epaulonlgbt eso es para denunciarlo ante el @inadi20, ya hay marcos legales a nivel nacional para tratarlo.
*@fetcheves: No puedo creer esto que subió @osvaldobazan .
*@lucasgaitanok: @fetcheves @osvaldobazan OK, ahora tenemos mala moral, otro agravio mas para anotar en la lista??
*@juanjotucumano:@osvaldobazan @epaulonlgbt ¡Qué pareja! No pueden tener más caras de garcas.
*@Daniel_I2:@osvaldobazan Cuando veo esa foto me dan ganas de nacer de nuevo, para volver a ser gay ... pero asumido desde los cinco años!
*@NORMIBEL:@Daniel_I2 @osvaldobazan puajjjjjjjjj homofóbicos detestables!

Una larga lista de comentarios consternados por el tema también puede encontrarse acá:http://www.facebook.com/photo.php?fbid=640429229307113&set=a.108814025801972.16602.100000201241131&t...
En la web de los Cinalli, la de los "placeres perfectos", puede encontrarse el artículo "Los cristianos y la homofobia". En breves párrafos le explican al lector cristiano que no debe dejarse "discriminar" por quienes lo tratan de homofóbico al expresarse en contra de la homosexualidad. "Tolerancia en ambos sentidos", reclaman. Todo esto se puede aprender en vivo y en directo en la Iglesia de la Ciudad con sede en Resistencia (Castelli 314) o desde cualquier parte del país a través del curso on line que, completo, sale económicos $800 más gastos de envío y que incluye la bibliografía de autoría de los Cinalli.
Tal como lo anuncia, José Luis Cinalli es abogado, pastor de la Iglesia de la Ciudad de Resistencia y master en estudios teológicos, además de presidente de la Fundación de la Ciudad y escritor. Su mujer, Silvia, es sexóloga "reconocida por la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana", con idéntico master teológico que su marido, además posgrados en sexología clínica. Ella es "orientadora en sexualidad humana".
Los Cinalli bregan por el abandono de la homosexualidad. La "restauración sexual", previsiblemente, ofrece una conversión del réprobo homosexual a una vida cristiana. Los que saben algo acerca de las charlas que ofrecen dicen que es una excusa para juntar los miembros homofóbicos de la sociedad. Como para no ser menos frente al avance del matrimonio gay y el orgullo gay y los transexuales que incluso se cambian legalmente el nombre en el DNI.
"Una cosa es sentirse atraído eróticamente por personas del mismo sexo y, otra muy diferente, acostarse con esas personas. Lo que la Biblia condena es la práctica o la actividad homosexual, no la orientación homosexual", señalan los Cinalli. Pero aclaran: "La renuncia no debe ser sólo a las prácticas homosexuales sino al placer asociado a todo pensamiento o fantasía homosexual. El placer es el epicentro de la lucha".
Llama la atención que la señora Cinalli se promocione como una sexóloga reconocida por la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana (SASH), cuyo director, el conocido sexólogo León Gindin, que en nombre del placer promueve prácticas acaso heterodoxas, como los masajes prostáticos para potenciar el orgasmo masculino, entre otros recursos poco cristianos.