Ciudad con barreras

Comenzó la inclusión para los discapacitados luego
de años de arduo trabajo.

Aún así, en general la gente no está madura para aceptarlos con lo que "no tienen", ellos suplen las tareas desarrollando otros sentidos: la observación, intelecto, habilidades manuales, y en muchísimos casos se destacan en el arte.
Ejemplos de discapacitados o minusválidos que se han trascendido, abundan, sólo basta nombrar al Beethoven, músicos locales, profesionales excelentes que padecen hipoacusia o no videntes.
Es interesante la película "Mi pie izquierdo", y conmovedora "I am Sam."
Pareciera que a veces se habla con naturalidad de quienes escalaron la fama como Beethoven, (sordo) Helen Keller, sorda-muda y ciega, lo mismo "Murciélagos" dignos de mil aplausos.
Lo que cuesta es convivir, adaptar elementos o espacios para compartir con quienes tienen cierta discapacidad. Todos ellos, los que llegaron a destacarse , y a los que pasan cerca nuestro, tienen que soportar y vencer con voluntad todo aquello que les exige un esfuerzo en la vida cotidiana.

No les es fácil, aunque cuando se los ve, parecieran estar acostumbrados a desenvolverse de esa manera.
Han desarrollado lo que llaman "capacidades diferentes", que es el modo diferente de hacer las cosas, y los dignifica y pueden sentirse menos dependientes, como Fernando.

Él, tiene una discapacidad motora de nacimiento, esto hizo que siempre deba manejarse con muletas, las que lleva con suma destreza.

Salió a primera hora de la tarde caminando por la avenida 9 de julio, tuvo que aminorar la marcha, primero dos pequeños escalones eran el límite entre un negocio y una vivienda, pocos metros después una pequeña "rampa", (siempre por la misma vereda) movió la cabeza con cierto fastidio, y siguió, ¡un escalón de varios centímetros!, debía subir, luego diez metros más, ahora debía bajar. Fernando transpiraba, iba atento, pero, la vereda estaba rota junto a un caño, allí, le fallaron las muletas y cayó. Que ironía, estaba sólo a 100 metros del Hospital Perrando.

En este accidente, quedó al desnudo que la ciudad no es para todos, o para cualquiera, porque esas "barreras" lo son para un minusválido visual, para una silla de ruedas, un anciano, con o sin bastón. Son una desprolijidad arquitectónica, aunque quizás exista algún protocolo que regule justamente esto y se pasa por alto.

Y vale la pregunta: ¿Pero existe la reglamentación ¿ ¿Hay un control? ¿Está contemplada la cota, para que no se inunde en tiempos de lluvia? ¿O es el propietario quien tiene que poner resguardo a su vivienda decidiendo ante la emergencia, casi sin criterio improvisando una solución?

Aunque aún falten los transportes adaptados para subir sin riesgos, por lo menos ocupan un lugar en las agendas, ya se comenzó con la modalidad de los semáforos sonoros, que quizás con el tiempo se extiendan. Las rampas, de las que tanto se habla, son apenas un pequeñísimo aporte, porque lo "grueso", lo más importante es por donde se camina: las veredas.

Hay mucho por hacer, y siempre lo habrá.
Quizás sea el momento junto a la pavimentación de calles y avenidas, mirar hacia los costados: las veredas.
Muchos lo agradecerán.

También te puede Interesar

2 Comentarios

Añadir nuevo comentario

fernando 10/09/12 9:21 Vía Diariochaco

Monica quedate tranquila, los discapacitas pueden llegar a ser gobernadores

susana 12/09/12 9:33 Vía Diariochaco

comparto con fernando..de hecho hay un discapacitado al frente de una repartición pública...existe el insituto de discapacidad? o fue alguna promesa de gobierno nomas?y forma de pagar favores políticos?